29 de julio de 2008

MIRIAM , PABLO y los dos bomboncitos: SEWINET Y ABATNEH

Hola corazón, iba a contestarte tu mail, pero decidí hacerlo por aqu , para que cuando mis hijos estén acá sepan que vos estuviste presente en esta espera. Si Miriam, vos estás presente leyendo este blog todos los días y esperando con nosotros. Es hermoso cuando una mami te dice que se ha sentido identificada con tus sentimientos, con tu espera , con estas tantas sensaciones que nuestros hijos nos despiertan . Como vos me decís en tu mail , es verdad el lazo espiritual que se nos despierta con Etiopía, es tan fuerte que quisiéramos transmitírselos a todos. Y hay algo especial entre nosotras también , es una sensación de tener en común la misma experiencia y entonces al encontrarte sale lo mejor de nosotras y te nace compartir, sabiendo que del otro lado hay alguien que mirará a tus hijos con amor, entendiéndolo todo aunque no nos conoscamos.
Y estos lazos son los que hacen que hoy con tu mail haya recibido un regalo que me llenó el alma de emoción y de alegría, ese regalo son las fotos de tus hijos. Cuando una mami le muestra a alguien las fotos de sus hijos, en ese instante está abriendo su corazón y yo te lo agradezco. Cuando vi tus nenes me imaginé los míos, se los ve tan preciosos, tan felices. Se los mostré a mi marido y a mi padre y los dos suspiraron profundo y dijeron a coro QUE HERMOSOS SON!!!.
Así son los niños de nuestra bella Etiopía, vienen de un lugar especial y son especiales.
No veo la hora de estar allá y abrazar a mis niños y traerme conmigo todo lo que pueda de su entorno, de su gente, de sus costumbres. Todos los que viajan a Etiopía vienen conmovidos con su gente, quizás porque nos cuesta creer que no estén enojados con la realidad que les toca vivir, quizás porque nos cuesta entender que en medio de su pobreza puedan ser dulces y amables. Quizas porque nos cuesta imaginarnos en su lugar con una sonrisa .
Quisiera darles a mis hijos todo lo que hoy no tienen, pero a la vez quisiera saber conservarles, su dignidad, su nobleza, su generosidad . Porque yo creo que quien regala amabilidad y sonrisas a pesar de su propio sufrimiento es una persona profundamente generosa. Ojalá nuestros hijos conserven ese espíritu etíope y ojalá nosotras sepamos aprenderlo.
Gracias Miriam por tu mail y por la foto de tus niños, me hiciste un regalo precioso y por eso te escribo aquí para que mis nenes sepan que en Barcelona ya tienen una familia amiga que los esperó junto a sus papis.
Un beso gigante y una abrazo de oso para tus bomboncitos, para vos y para Pablo .
Ojalá pronto pueda escribir "LA FRASE" ...

1 comentario:

Míriam dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario. Yo rezo cada dia para que mis hijos no pierdan ese espíritu etíope del que tu hablas, y rezo para aprender de ellos. Os llenarán la vida de felicidad y dulzura.
Un abrazo de todo corazón,

Míriam.

Hacé click sobre el País que quieras saber la hora