23 de febrero de 2009

Abriendo la mochila

Como jugando , mientras cambiaba el pañal a Yohannes, mis hijos mayores estaban conmigo y no sé cómo surgió , porque la sopresa me hizo perder el momento exacto , los dos empezaron a hablarme de su historia.
Entre gestos , algunas pocas palabritas en español, mucho amarico que increiblemente ya empiezo a conocer y muchas ganas de comunicarnos ellos empezaron a relatar partecitas de su historia.
No voy a relatar lo que me contaron porque es parte de la intimidad de mis hijos y ellos deben elegir a quien contarle su vida.
Esta vez me eligieron a mi, y lo que contaban lo hacían con alegría.
Me relataron un momento de su vida, donde Wondosen era el protagonista .
Lo mas maravilloso es ver como se esforzaban por hacerse entender , teatralizaban lo que contaban y buscaban en la casa los objetos que me hicieran entender lo que estaban contando.
En ese relato estaban su papá y su mamá biológica y fue precioso ver sus caritas y sus sonrisas cuando yo comprendía lo que me contaban y por sobre todo fue muy mágico el momento en el que nombré a su mamá, me dijeron su nombre , que no pude retener y la carita de ternura de mis hijos al recordarla me llegó al corazón.
Le agradecí a Dios el momento porque a través de ellos pude confirmar algo que venía sintiendo.
Siento un enorme respeto por los papás biológicos de mis hijos , pero después de verlos hablar de ellos, tuve una sensación de amor muy profunda.
Sin dudas, viendo a mis niños hablar de sus papás y según lo que relatan , mis hijos han sido amados, mimados . Con lo poquito que me han contado se me ha estremecido el corazón porque las situaciones que contaron son duras para nuestros ojos y nuestra forma de vivir , sin embargo no hay atisbo de angustia o sufrimiento cuando ellos hablan de su vida, todo lo contrario , se les ilumina la cara.
Después de ese momento hubo otra ocasión en que los cuatro, mis tres hijos mayores y yo , veíamos videos en youtube de musica etiope y en uno de ellos encontraron una casita que les recordó la suya y se desesperaron por mostrármela, y respondieron las preguntas que les hice sobre si tenían luz, como buscaban el agua, y en ese momento descubrí algo que quizas sea una sensación mía . Creo que ellos creían que con nosotros no podían hablar de su pasado , que su papá y su mamá biológica eran una especie de secreto que solo podian compartir entre ellos. Tuve la sensación de que ellos tenían esa fantasía y en parte esa idea los enojaba , con razón.
Cuando empezaron a hablarme de sus padres, y vieron que mi recepción era con alegría y mucho interés fue increíble la expresión de felicidad que tuvieron los dos mayores.
Algo cambió entre nosotros a partir de ese momento , como si una chispita de confianza se hubiese encendido entre nosotros, fue como descubrir que nuestra vida juntos era una continuación de todo lo vivido, que ya no había necesidad de esconder, negar u olvidar.
Ellos fueron felices con sus padres, hasta el momento percibo esto, quizás haya mas relatos y pueda saber mas cosas, pero ellos decidieron empezar con momentos de alegría y ternura.
Quizas eligieron esos relatos por una gran necesidad de que yo tenga una imágen bonita de sus papás.
A mi, los papás etíopes se me metieron en el corazón y siempre estarán allí.
En mi historia personal , en mi vida de madre, ellos son una parte fundamental . Cómo no voy a repetar y querer a esas dos personas que trajeron al mundo a mis hijos y que les enseñaron a conocer el amor.
A esa mujer que amamantó a cuatro hijos y les dio su vida, literalmente . A ese hombre que enseñó pautas de vida que mis hijos mantienen en todas las circunstancias que les toca vivir.

Mis hijos antes de la comida y la cena juntan sus manitos y agradecen a Dios lo que van a comer.
En Addis nos soprendió la primera vez que lo vimos, y ahora es parte de nuestros momentos .
Nosotros no lo hacemos porque no es nuestra costumbre, pero respetamos el momento en silencio y a veces hasta le recordamos a Demisew que su hermana está agradeciendo la comida y nos mira con una sonrisa , mira a su hermana que lo mira como regañandolo y junta sus manitas distraidas .
Lo hacemos por respeto a Ayanlem , que es la que mantiene la costumbre heredada, el mandato paternal , la creencia fraternal.
No queremos que ella sienta que le arrebatamos una costumbre que le recuerda su origen, y si ella se ocupa de que sus hermanos la continúen, yo voy a ayudarla a que así sea, porque me parece algo bonito, algo espiritual.
Los dos mayores rezan también antes de dormir. Y el sábado Aynalem nos preguntó si éramos cristianos, y sonrío con toda su cara cuando le dije que si. Descubrí que ella tenía la duda conmigo porque no llevo nada en el cuello, su papá lleva una cruz de caravaca en una cadenita , pero yo no uso cadenas ni collares. Ella había observado esto , y me señaló la cruz de su padre como preguntándome por qué yo no llevaba. Fue difícil explicárselo , pero a ella le importaba que yo fuese creyente.
Quizás ellos tenían prácticas religiosas que en mi casa no existen y eso le preocupaba, porque noté una sonrisa de sopresa y alegría cuando le dije que era creyente.
Le busqué una imágen de María y de Jesús y los nombré y me miró sonriente.

Hay dos historias que enlazar, esto se hace evidente con el tiempo en niños mayores. Principalmente si sienten amor pos sus padres biológicos. Creo que en algún momento ellos no encuentran la forma de continuar la historia y sienten la adopción como un gran corte y esto los enoja. A medida que la mochila va abriéndose, y ellos pueden percibir que la historia continúa brillitos de amor se van instalando en sus ojos cuando me miran.

Es precioso, todo este descubrimiento es increiblemente precioso. La adopción de mayorcitos es quizás más dificil que la de bebés, pero tiene una magia que no cambiaría por nada.
En este momento estoy viviendo la maternidad adoptiva de dos hijos chiquitos y dos mayorcitos ( si cabe hablar de mayorcitos con dos niños de 5 y 6 añitos) y puedo afirmar que son muy diferentes, con los mas chiquitos se recibe amor mas rapidamente y quizas los deseos y las fantasías que uno va elaborando mientras se espera , con los mas chiquitos se cubre mas rapido o coincide mas con lo esperado. Con los mas grandecitos es un desafío mas grande y uno se encuentra con situaciones para las que no estabamos preparados o quizas uno creia estarlo pero el corazón de unos padres que han esperado tanto tiempo nunca han llegado a comprender las dificultades que pueden presentarse. Sin embargo , como mamá,, puedo decir que cada pasito que uno va avanzando con ellos es intensamente gratificante. Porque lo que se despierta en uno no es solo la protección que un niño pequeñito hace nacer en uno , la primer necesidad es la de comunicación , y no sólo linguistica, sino del alma.
Uno siente el enorme deseo de comprender y ser comprendido y la adopción es mas pura , mas pareja , porque un chiquito mayor es una personita conciente de todo lo que está pasando y entonces cuando se produce la vinculación es el sentimiento y la voluntad de una personita que decide y siente que quiere estar aquí a donde la trajimos.

Ahora los post los escribo de a poco , los voy guardando y los continuo cuando puedo y hoy, hace unas horas , una nueva escena volvió a repetirse pero esta vez con papá delante.
Supimos otro pedacito de historia , que Carlos completó con dibujos, para comprenderla.
En la historia surgieron cuatro nombres que no conocíamos y que mis hijos nos hicieron escribir, en tres hojas diferentes, una la guardó Wondosen , otra la guardó Aynalem y la otra ellos decidieron que era para nosotros .
Tengo que corroborar si estos cuatro nombres son cuatro hermanos mas, cuando mis hijos hablen español volveremos a esta historia, por el momento hicimos una larga lista donde hay ocho nombres, una mamá y un papá biológico y la sorpresa de mi hija fue cuando a la lista agregué mi nombre y el de Carlos, diciendo SOMOS DOCE.
De esos cuatro nombres que agregamos, preguntamos cuales correspondía a varones y cuales a mujeres y mi hija respondió que mujeres hay tres. La miré sin entender y ella respondió Aynalem, amaye y mamá y después de decirlo me regaló su mas bonita sonrisa y un beso muy grande.
En la vida de mis hijos, somos doce , ocho hermanos ( según lo que hemos entendido) , dos papás y dos mamás. Y seremos doce toda la vida en sus corazoncitos y en el nuestro.

21 comentarios:

Marian dijo...

Sos sabia.-

Mariela dijo...

En primer lugar, te felicito por como escribìs, tan claro y transmitiendo tanto.
Por otra parte, me alegro un montòn de que en tan poco tiempo tus hijos sientan la confianza y la contenciòn para hablarles de su historia, ese es un paso enorme.
Es una prueba màs de que esos chiquitos no podrìan tener mejores padres. Besos

gloria dijo...

Hola familia!!
Desde que habéis vuelto de Addis, he leído todos los post, pero no he hecho ningún comentario. Sencillamente, no podía... No tengo nada que decir ante este milagro que se está produciendo tan cerquita de mi. Habéis pasado de ser 2 a ser 6... y lo estáis haciendo tan bien!!!
Chicos, seguid así, conscientes de que no todo va a ser fácil y al lado de vuestros hijos pase lo que pase, siendo los mejores padres del mundo!!
Y gracias, mil gracias, por no habernos olvidado, y dejar que seamos partícipes también de esta fase de vuestras vidas.
Un abrazo.

mar dijo...

Gracias por contarnos estas experiencias, sobre todo con tus hijos mayores. Nos ayudan un montón.
Un abrazo

míriam dijo...

Es maravilloso. Cuanta razón tienes cuando dices que la adopción de mayores es diferente a la de bebes, tu lo vas viendo mejor que nadie. Yo siempre he dicho que no cambiaría la adopción de mis dos hijos (ella con casi 8 y él con 5). Y aún entre ellos ha habido diferencia, Sewinet a los 20 dias de estar con nosotros ya me habló de su madre, en cambio Abatneh, aún ahora tiene solo un vago recuerdo... era muy muy pequeñito cuando quedó huerfano. Son momentos inolvidables, disfrutadlos!!!!! Cada vez que te cuentan algo, un simple comentario, te sientes más cercana, más dentro de su vida. Yo no quisiera que olvidaran nada de lo que vivieron antes de encontarnos, por duro que sea forma parte de su vida... Eso si daría lo que fuera por que no les hubiera tocado esa vida!!!! No se si me explico.....
Un abrazo para todos,

Míriam.

Laura dijo...

Lo estais haciendo genial...
Se van abriendo poquito a poco y esto es fantástico... el ver que lo entendeis y lo respetais, para ellos no tiene precio.
Es bueno que todos estos recuerdos que les van saliendo, ya sea en dibujos, o en lista de nombres, lo vayais guardando, es su pasado y es bueno que lo recuerden.
Laura.

Laura dijo...

por cierto... ahora que dices esto de que vas guardando la entrada y la publicas cuando acaba...

ahora entiendo porque siempre sus entradas me quedaban muy abajo de las actualizadas recientes y yo pensando... ai carai, como es que no la habia visto? ... y es que el blog, guarda la fecha de la primera entrada y claro... me queda muy abajo... ahora ya he salido de dudas, jeje.

bueno, yo ya me entiendo, jeje.

Laura.

Sonia dijo...

Un 10 para tu comunicación con el alma. Disfruto leyéndote...
Mil besos a esa familia de doce,
Sonia

Alicia dijo...

Silvana me has echo llorar, porque expresas muy bien todos los sentimeintos que sentimos las mamás adoptivas. Yo gracias a Dios, puedo mantener ese contacto con su familia biológica, familia que es parte de nosotros y a la que estamos unidos eternamente. Abenezer que no recuerda nada, pero ya va sabiendo de la existencias de unas personitas que a miles de km se acuerdan todos los días de él... su familia etiope!!
besos desde Sevilla, Alicia, JM y Abenezer Nicolás

Anónimo dijo...

Qué maravilla es ir leyendo todas esas cositas nuevas que se van dando y que van abriendo el corazoncito y el alma, sobre todo de los más mayorcitos....ellos mismos deben estar encantados de abrirse y poder contar tantas y tantas cosas que vivieron a lo largo de sus vidas y saber que hay unos nuevos papás que se esfuerzan por entenderlos y por escucharlos con tanta comprensión y esfuerzo...

Me alegro que el desazón y la tristeza inicial del comportamiento ausente de los mayorcitos, se esté convirtiendo día a día, pasito a pasito, en un estanque de comunicación, complicidad, besos y ternura..

Me parece fantástico que ahora seáis DOCE, en lugar de SEIS, doble número, doble FELICIDAD.

Os queremos
Abrazos y besos para todos!!!!
Su-Marila

pululante ser dijo...

Silvana, son realmente increíbles las cosas que cuentas y cómo las cuentas. No sabes cómo me emociono cada vez que leo un nuevo post. Espero que sigas compartiendo tantas cosas con nosotros y que todo siga marchando tan bien entre vosotros.

Un beso.

Mariajo dijo...

Realmente se queda una sin palabras para describir lo que se siente al leer tus posts, y el de Carlos, vuestra nueva experiencia es todo un aprendizaje. Estos momentos "mágicos" que ayudan a vuestros hijos a descargarse del peso del silencio y abrir un puente entre su pasado y su presente, vuestro presente, porque ya os han incluido...
No sé, no sé qué más puedo decir, que aprendo, disfruto y me emociono leyendo. Que os mereceis estos momentos mágicos y felices y que nos sigais contando!!
Un beso,
mariajo

Nür dijo...

Sigo leyéndote... no dejes de escribir.
Besos,
Nür

Jennifer dijo...

Muchas gracias, por seguir relatando vuestra historia, y felicidades de nuevo, tenéis unos hijos maravillosos.

Besos jennifer

Martín dijo...

quedé de cama...

Fátima. Mamá adoptiva en Costa de Marfil dijo...

Silvana es normal que tus niños se vayan abriendo a vosotros poco a poco, porque cada vez tienen más confianza y se sienten más parte de esa familia tan bonita que formais. Disfruta y aprovecha de todo lo que te cuenten porque creo que te ayudará a conocerlos más en profundidad.
Bicos
Fátima

Pili dijo...

Me encanta tu familia, me encanta como escribes, me encanta este blog, me encantan vuestras experiencias...estoy encantada!!!

Silvia y Mario dijo...

Ay, por favor... se me eriza la piel cada vez que os leo. Precioso. Múltiplo de 4. Todo me parece precioso.

besos

Cris, dijo...

Vuestra hermosa familia nos llena de fuerza, ánimo y, sobre todo, deseo de que nuestros pequeños estén en casa pronto. Sabeis transmitir tanto que nos emocionamos.
Mil besos.
Cris (Tenerife).

PD: mi blog ADDIS KOKEB (www.baezmartin.blogspot.com)
Os espero.

pal dijo...

ay!
doce, son doce...
que cosa más linda... que increíble es conocer la experiencia de la inmensa felicidad que da hacer felices a los hijos.
Es una de las características de ser padres.
Sigan así, lo hacen tan bien!

Karina Tomé dijo...

Hola, mi nombre es karina y los estoy leyendo desde bs as.Su blog me lo pasó una chica, que formamos entre varias un grupo en facebook. Estoy en este momento a la espera de la aceptación de mi postulación para adoptar 3 soles de un total de 6 hermanos. No los conocemos aún, sólo sabemos que tienen 12, 11 y 3 años. Los dos mayores son mis muchachos y luego la princess. Les enviamos desde acá junto con mi esposo un abrazo a los seis, y nosotros también pensamos en un momento, somos unos locos, aparte viviendo acá (imaginense¡)pero los amamos aun sin conocerlos y nos llena de alegría estas líneas de su blog. Seguimos en contacto¡¡¡

Hacé click sobre el País que quieras saber la hora